Inicio Vivesoy
Recetas de soja
Salud y bienestar
Tendencias

Roma



 

En esta ocasión visitaremos Roma, ciudad que es como un museo al aire libre. Viajar a Roma es como viajar a través del tiempo, visitando sus obras maestras, paseando por las calles por donde antaño paseaba el mismo Julio César. Es un viaje en el que los amantes del arte disfrutarán como nunca. 

Os propongo un recorrido en el que visitaremos las principales obras que dejarán un recuerdo inolvidable de nuestra visita a Roma. 

 

 

 

El Coliseo: Uno de los mayores atractivos turísticos junto al Vaticano, que en el año 2007 entró a formar parte de una de las siete Maravillas del Mundo Moderno. Es una construcción imponente, absolutamente grandiosa y, la verdad, es difícil contar lo que sientes cuando lo tienes delante de ti. Visitándolo te haces una idea de cómo era la vida de los romanos. Es importante observarlo detenidamente en su exterior para contemplar los detalles técnico-arquitectónicos utilizados por los romanos. En su interior revivirás la época de los gladiadores viendo sus galerías, gradas, arena... Muchos lo consideran el "Símbolo de la eternidad de Roma" y no hay mejor definición, desde luego. 

 

 

Pasear por el Foro Romano, ¡por las calles dónde pisaba Julio César! La vía Sacra, el Arco de Tito, La curia, el Templo de Antonio y Faustina... El Foro es una de las mejores visitas en la ciudad romana. Puedes estar horas admirando sus templos, monumentos...

 

 

 

El Panteón de Agripa: Una de las obras mejor conservadas. Su fachada compuesta por dieciséis enormes columnas, cada una con 14 metros de altura, que esconden la gran cúpula... de pronto te das cuenta de que clasicismo y modernidad están conviviendo con total normalidad y es una sensación maravillosa. En su interior, además de tumbas de algunos reyes, se encuentra la del gran Rafael. 

 

La Fontana di Trevi: La gran fuente romana, la doma del agua representada como nunca antes la habías visto. Impresiona que, para llegar a ella, caminas por una calle tan estrecha que nada hace presagiar con la magnitud que te vas a encontrar.

 

La colina del Palatino: en la que según cuenta la leyenda, allí estuvo la cueva donde la loba cuidó a Rómulo y Remo. Además, podemos visitar la Casa de Augusto y contemplar los jardines escalonados.

 

Por: Nany Rincones del mundo

 

También te puede interesar:

Un paseo por la Toscana

Ambición barroca, Fontana di Trevi 

La receta del día
Deliciosa, sana y ligera!
Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando por la página web, consideraremos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de cookies.